12 febrero 2007

Convenios Forestales (o sobre como engañar a la gente)

Un convenio forestal, es que algún contratista (sea empresa forestal o un consultor particular) "ofrece" sus servicios para realizar una plantación. Este ofrecimiento, consiste en seducir al dueño de la tierra, mostrándole las "ventajas" económicas de una plantación, diciéndole que su campo ya no sirve para nada y lo único que le queda es plantarlo.

El problema, que podríamos llamar anti-ético, esta en lo que sigue: cuando se firma el convenio o contrato, o mejor dicho en el "si" del arrendado, se incurren en una serie de engaños.

Por ejemplo, si se decide a vender a una empresa forestal, esta le dice te voy a pagar $350.000 por hectárea (que es muy por debajo del precio real del predio) y se le presiona al dueño del campo para que firme. Al momento de pagarle, le dicen que le van a descontar plata por la cantidad de bosque nativo y de fuentes de agua que existan en el campo, porque para las empresas "no les sirve" y las consideran como malezas, que eliminarán mediante tóxicos plaguicidas o herbicidas. O simplemente, antes de plantar se le dice a campesino que corte todo el nativo, lo haga leña o carbón y se quede con eso, y así la empresa se lava las manos.

Otro de los convenios mas difundidos y poco éticos, es el que ofrecen contratistas forestales privados. En la mayoría de los casos, consiste en arrendar un campo a algún campesino o Mapuche, por un periodo que puede ir de los 10 a 14 años. En la mayoría de los casos, después de aprobado el Plan de Manejo por CONAF, el contratista se queda con toda la bonificación del Decreto Ley Nº 701 (como son un poco largos estos trámites, los contratistas privados, contratan con buenos sueldos a ex-empleados públicos, para que aprovechen los contactos dentro de las instituciones que autorizan estos pagos y así agilizar la aprobación de los planes de manejo y la entrega de los dineros); y con la cosecha de la primera plantación, ofreciéndole al campesino que se queden con los renuevos que saldrán 6 años después de cosechada esta primera plantación. En esos 11 años, la tierra se habrá envenenado con los venenos que se vierten para "proteger" a los monocultivos forestales y se habrán perdido considerables cantidades de nutrientes esenciales. El agua, don preciado de la vida habrá desaparecido.

Les damos a conocer estos antecedentes para que opinen y reflexionen sobre el porque suceden estas cosas, donde el que tiene más, quiere tener mas aún, a costa de la humildad y buenos pensamientos de la nuestra gente. Lo más triste, es que todo esto es avalado por funcionarios gubernamentales, que por unos sucios pesos, avalan el actuar poco ético de estos señores.