04 febrero 2010

La partida de kai (2003-2010)



Hace días que estabas avisando algo que nunca me dí cuenta. O más bien tarde lo hice. Anoche aullaba lastimosamente un perro negro que llegó a la casa. Cada aullido parecía que partía algo en nuestro interior. En la mañana tenías más animo que nunca, mordiendo mi zapato para que lance alguna piedra o te tome más atención. Cerca de 13 horas pasé por al lado tuyo sin darme cuenta, hasta que me avisaron, habías muerto. Se me partió el alma. Como estuve todo el día no podía llorarte hasta ahora. Excavar tu tumba fue lo más dificil que me ha tocado enfrentar últimamente. Tu cuerpo descasará al lado de la casa.


Pucha ahora quién me acompará al campo y alertará el camino.