22 junio 2007

CRIAR LA VIDA Y DEJAR CRIARSE POR ELLA en la Nación Originaria Uru

Fotografía: Orlando Acosta

Por Orlando Acosta V.



El IECTA comprende que esa es y debe ser la relación natural entre el hombre y la naturaleza. De igual manera, este importante grupo humano, históricamente ha transitado por ríos, lagos,pampas y salares, procurando obtener alimentos como; aves: parina (Phoenicopteridae), patos y wallata (Anatidae); peces: qarachi, ispi (Orestias), mauri o chjerqa (Trichomycterus); plantas: totora (Schoenoplectus californicus), quinua y cañawa (Chenopodium); animales de la pampa como: wank´u (Cavia porcellus), quirquinchu o kerka (Chaetophractus nationi), y tal vez otros.

La dieta de los recolectores, cazadores y pescadores es variado –de acuerdo a los lugares y a las temporadas favorables-, pero exige conocer el comportamiento climático y los hábitos de vida de los animales silvestres. Este conocimiento no es académico, sino, de profundo amor, respeto y diálogo con la naturaleza (costumbres, ritos y ch´allas o jaywakus).

Para la gente del agua: Uru muratu (lago Poopó), Qut zoñi (Chipaya), Qash son (Iruhitu) y otros, la cuenca lacustre es un territorio sagrado que les da vida (alimento, medicina y bienestar), además, es el sitio donde los antepasados se adaptaron y dejaron como herencia para que sus hijos sigan transitando para mantener sano el hábitat.

EL RETO DE LA SOBREVIVENCIA: ALIMENTOS ORIGINARIOS VS.ALIMENTOS INTRODUCIDOS

La cuenca hidrográfica del altiplano tiene una historia de miles de años, en sus aguas se criaron peces como el humanto (Orestias cuvieri), el bagre (Bagrus trachypornus), el gaño (Orestias albus), el such´i (Trichomycterus) y la boga (Orestias pentlandii),que por factores naturales y antrópicos se extinguieron, y otros como el ispi (Orestias forgeti) y como el qarachi (Orestias agasii) estan amenazados en su existencia. Y es que el medio acuático cada vez se contrae y al mismo tiempo su calidad se empobrece; a esto se agrega la introducción de otras especies piscícolas como el pejerrey (Odontesthes bonariensis) y la trucha (Oncorhynchus mykiss), ambas especies adaptadas a aguas saladas. Los hábitos alimenticios de estos carnívoros, impiden la libre reproducción de las especies nativas.

Además, la alta demanda y consumo del pejerrey y de la trucha –más que del qarachi o del ispi, permitió el ingreso de "otros" pescadores, originalmente no lacustres, que a título de "cooperativistas", ampliaron sus espacios políticos, económicos y territoriales, en desmedro de la gente legítima del agua, quienes reducidos e impotentes, se obligan a incorporarse al mercado desigual y competir en un ambiente desfavorable.

El lago, única fuente de subsistencia para muratus e iruhitus, sufre los resultados de una política neo colonialista.

[Obtenida de www.iecta.cl, revista electrónica Volare]

No hay comentarios.: